Bigott: llegar y mantenerse

Como decía Johan Cruyff es mucho más fácil llegar que mantenerse. Bigott hace ya muchos años que llegó, pero desde entonces, parece que sin esfuerzo, se mantiene. Da igual lo que haga. Tanto puede dedicarse a decir excentricidades, desabrocharse la camisa y a posar para la foto, como dedicarse a lo que sabe hacer mejor, cantar y tocar canciones fabulosas. No importa si son del último disco Pavement Tree (en general, canciones más pausadas, como la propia Pavement Tree,  Baby Lemonade o It’s Ok –con la que cerró el concierto) como si hace las de siempre God is gay, Find a romance o Cannibal dinner. Incluso no importa si son suyas o de lo Yo la Tengo, a los que versionó con Stockholm Syndrome.

Haga lo que haga engancha igual y el tiempo pasa volando. En el concierto de ayer sábado 21 en la sala Salamandra, el último del día dentro la jornada del Let’s Festival, fue así. Más de una hora de concierto en una sala a tres cuartos, en la que el aragonés, justamente por esta capacidad de divertir, arrancó hasta dos bises. Como decía, había la incógnita de cómo sonarían los cortes del nuevo disco en directo, a priori menos bailongos, que interpretó casi en su totalidad. Pues la verdad es que no se nota tanto la diferencia. Son ágiles igualmente y perfectamente disfrutables. Y como los combina con clásicos como Cannibal dinner y otras citadas, el resultado es igual de entretenido.  Así que incógnita resuelta.

Le precedieron los sevillanos I am dive y los gallegos Sensacional.

Sobre los primeros me pasé un rato intentando calificar lo que hacen. Me salía tipo emo-pop denso-guitarrero (no, no eso), electrónica con guitarras (tampoco), electrogaze??? (igual se acerca más…). Mejor lo explico directamente. José A. Pérez y Esteban Ruiz son un dúo que combinan las mesas de sonido, con dos guitarras eléctricas contundentes. La base electrónica marca unos ritmos pausados muy marcados y las guitarras despliegan mucha densidad sónica. La combinación se llama I am dive. Ellos mismos reconocen estar influidos por Slowdive o Low, pero con ritmos hechos por las mesas. Diría pues que sería un slowcore con base electrónica. En todo caso, muy originales, atrevidos y de digestión no inmediata, sino perdurable, como su música.

Muy distintos son los Sensacional. Su indie pop cañero no es nuevo, pero es muy fresco. Su cantante, Ricardo Saavedra, tiene maneras de estrella. Los temas son buenos y en directo estuvieron resolutivos, con algún final de corte brillante. Creo que el nuevo disco que van a sacar Relatos e invenciones de hoy, se va a colar entre lo mejor del año. Aunque son distintos, a veces los miraba y me venían a la cabeza Triángulo de Amor Bizarro, pero aún les falta recorrido para llegar a lo que son palabras mayores.

En definitva, una buena noche, tanto por lo que ya sabíamos, como por los nuevos descubrimientos.  Felicidades Let’s Festival!

Text: David Tare

Fotos: Clara Orozco

 

 

 

 

Història anterior

Miquel Serra: l’Animal Collective de Ses Illes

Següent història

Standstill, Nocturnos i Black Islands acomiaden el Let's 2015

L'últim de A PRIMERA FILA