Category archive

A PRIMERA FILA - page 27

Bankrobber 10 anys. I que siguin molts més!!!

in A PRIMERA FILA

Divendres, 21:00 hores i arribem amb certes presses per no faltar a la cita. Sorpresa en arribar i veure la Sala Apolo pràcticament buida. L’escenari preparat, l’escassa gent que hi ha xerrant tranquil•lament i esperant l’inici.

I com serà una festa de celebració de 10 anys dels Bankrobber?

En Mau Boada i el seu projecte Esperit! va ser l’encarregat d’obrir la nit. El seu ritme frenètic de bateria, guitarra i harmònica ajudat pel looper i bones dosis de sintetitzadors van contagiar l’escàs públic que va acudir puntual a la Sala Apolo. En poca estona, les bosses a terra i la poca gent asseguda als laterals no van poder evitar d’acostar-se a les primeres files on ja es començaven a assegurar les posicions. I d’aquí els aplaudiments entusiastes i els crits d’ànims no van trigar en arribar.

Un bon regal per al seu inici amb la discogràfica.

Va ser llavors que va començar la celebració pròpiament dita. El poeta Josep Pedrals com a mestre de cerimònies i l’orquestra The Gramophone AllStars va conduir l’espectacle on s’anaven succeint cadascun dels membres de la discogràfica que versionaren els seus propis temes per adaptar-se a l’orquestra.

Gran encert aquest, que va aconseguir que l’espectacle no decaigués en cap moment. Els Chico con la Espina en el Costado, Le Petit Ramon, El petit de Cal Eril, Espaldamaceta, Sanjosex, Mazoni, Els Surfing Sirles i finalment Guillamino van aconseguir mantenir el caire festiu de la trobada fins l’últim moment on una emotiva bufada d’espelmes de tots els membres de la discogràfica va tancar una nit per recordar.

A per uns altres 10 anys i molts més!!!!

Text i Fotos:  Sergi Moro

Villancicos a ritmo de swing

in A PRIMERA FILA

Randy Greer & Ignasi Terraza Trio.

Varios son los homenajes musicales que se han hecho a la canción navideña desde la óptica del swing. Músicos tan dispares como Brian Setzer o Frank Sinatra ya han degustado las mieles de un buen villancico interpretado en clave de este subestilo del jazz tan bailable.  Quizás por este motivo, resulte un ejercicio interesante ver como músicos de la casa o aquí  afincados son capaces de llevar a cabo un repertorio clásico de canciones que todos tenemos grabadas a fuego en lo más profundo de nuestras memorias.

Bajo el liderazgo del excelente pianista barcelonés Ignasi Terraza, un cuarteto a piano, voz, batería y contrabajo se encomendó la ardua tarea de hacernos viajar por este idílico mundo navideño -más propio de una película de Disney- pero sin el apoyo de una Big Band, que suele dar una mayor musicalidad a este tipo de composiciones.

Y como buen “noi de la terra” que es, Ignasi se negó a ofrecer solo un repertorio repleto de composiciones anglosajonas, abriendo el concierto con ‘El cant dels ocells’, aludiendo a nuestro ilustre Pau Casals pero pasado por el filtro jazzístico.  Y fue a partir de este momento, con la incorporación a la voz de el verdadero alma de la banda, el vocalista Randy Greer, cuando el recital cogió una dirección mucho más anglo-navideña.

Con su americana verde, y sus zapatillas deportivas Puma, la voz aterciopelada de este vocalista de San Francisco afincado en Barcelona nos hizo sobrevolar imaginariamente la ciudad de l’ Hospitalet en el trineo de Santa. Interpretó clásicos como el ‘Let it snow’ o el ‘Jingle Bells’ y haciendo especial hincapié en varias composiciones del maestro tejano Charles Brown. Dotado con un timbre vocal que indudablemente recuerda a Nat King Cole, Randy hizo suyas cada una de las canciones que interpretaba imprimiéndoles del alma y la calidez que normalmente en este contexto solo los cantantes afroamericanos saben dar. La comunión entre él y el resto de músicos de la banda fue impecable, y las improvisaciones a piano de Ignasi -en muchas ocasiones recurrió a recursos estilísticos con un toque muy “blues”- , crearon como resultado un recital apto para todos los públicos.

Es de agradecer que estos músicos con una capacidad técnica tan alta no abusaran del virtuosismo gratuito que en ocasiones tanto aburre, y se notó su preocupación por el resultado global, más que por el lucimiento individual y personal.  Quizás por ese motivo experimenté los sentimientos de bonanza, felicidad e inocencia que este tipo de composiciones religiosas suelen querer trasmitir. Incluso me entraron ganas de comprarme un pavo y degollarlo en la cocina, en vez de comer los canelones que cada año, y con la mejor de sus intenciones, prepara mi madre…

Texto: Alex Pérez

Fotos: Tatiana Moret

Nacho Umbert y la excelente compañía tocan bajo y apuntan alto

in A PRIMERA FILA

Nacho Umbert y la compañía presentó su último disco en la sala Music Hall,  “No os creáis ni la mitad”, acompañado de su productor Raúl Fernández (Refree) a la guitarra, banjo, teclados y otros artilugios, y de sus acompañantes habituales (Miquel Serna, Xavier Molero…), y ofreció un concierto de una hora larga, con una sala bastante llena.

Empezaron con el tema que da nombre al disco “No os creáis ni la mitad” para seguir con “Sr. Esteve”, repasando la totalidad de los temas del último disco. No se dejaron ni una.

La verdad es que esta moda de cantar bajito, con sentimiento, enlazando inacabables letras originales, este indie pop melódico de autor, triunfa por todo lo alto. Gusta mucho. Gusta muchísimo. Gusta demasiado? No se. Lo que sí es verdad es que los músicos que acompañaban a Nacho Umbert, hicieron buena la propuesta del artista, con arreglos exquisitos, preciosistas, ayudando a crear esta atmósfera intimista, original, muy a lo Refree, pero en plan Umbert. Lo que proponen lo hicieron de manera brillante. Y es innegable que Nacho Umbert tiene un gancho especial en el escenario.

No obstante el hombre canta tan bajito que en un momento del concierto se oyó la caja registradora del Bar (clinc clinc) por encima de su propia voz. Entonces me vino a la cabeza aquella escena de “La vida de Brian” en el sermón de la montaña (–más alto que no se oye!- qué ha dicho?- Ha dicho bienaventurados los gansos- ).

Uno del público exclamó irónicamente “quina marxa que portes noi”, a lo que sonriente, el guapo Umbert contestó que antes tocaba sólo y sentado, y ahora con banda y él levantado, lo cual ya es un poco más animoso.

Para darle un poco más de marcha, si cabe,  en la canción “Nuestra especialidad” –si no recuerdo mal-, los músicos hicieron los acompañamientos soplando alegremente diversos “matasuegras”, anticipando un conato de alegría festiva navideña, que luego no se acabó de concretar.

El concierto cerró con “Superhéroe” –fantástico tema-, y en los bises “Colorete y Quitasueño”, y para acabar “Una chica espectacular”, del nuevo disco. Muchos aplausos y saludo colectivo para un concierto tranquilo y reposado: brillante para sus fans, agradable para los demás.

Texto: Albert Gasch

Fotos: Alba Nájera

Apparat Band: un concert de 5, 7 o 8

in A PRIMERA FILA

09/12/2011 – Sala Apolo

Quina nota, sobre 10, li posaríeu al concert?

El comitè de savis, instal·lat al Rincón del Artista, delibera i arriba a un veredicte que no és unànime. Els primerencs som generosos: Un 8! – diem convençuts. La sorpresa ha estat grata, la formació que acompanya en Sascha Ring en aquesta aventura orquestral ha fet una feina impecable.

Com si es tractés d’un concert de free jazz els músics entraren en conjunció acústica convertint-se en un ‘tot’ harmònic i envoltant. El públic, com va remarcar el personatge pintoresc del nostre costat, esdevinguérem ‘zombies’ al compàs d’un trànsit hipnotitzant.

Herr Ring explotà diferents registres vocals movent-se amb facilitat entre el falset i d’altres tonalitats, generalment, altes que contribuïren notablement a crear l’atmosfera intimista que es respirà a la sala. Recordà a instants a Thom Yorke o a Temper Trap, però cal reconèixer que destacà, per sobre de tot, per un estil original i propi. Gran encert, també, en col·locar la bateria al front, just al marge dret de l’escenari: primerament per què el percussionista Jörg Waehner sap molt bé el que es fa, dominant a la perfecció els pals. Segon: la percussió te, intencionadament, una major presència, esdevenint fil conductor de la melodia.

Al llarg del directe la banda va fer una repassada al seu darrer treball The Devils Walk interpretant temes del calibre de la refinada Your house is my World o la romàntica Song of los que aconseguiren tocar la fibra d’un públic entregat. També hi va haver temps per a recordar temes d’anteriors àlbums com l’esperada Arcadia, senzill pertanyent al Walls de 2007.

Els més bregats en concerts van posar la nota de 7 doncs l’experiència els imposa un esperit crític més elevat. El notable alt està reservat per a ocasions realment excepcionals. El 5, suficient pelat, va sortir curiosament de boca dels fans d’Apparat els quals recordaren concerts millors de l’alemany i carregaren contra un distorsionador excés de greus que, segons esmentaren, fou aliè al bon treball dels músics.

Text: Alex Reuss

Fotos: Sergi Moro

“Tocant els nassos” per una bona causa

in A PRIMERA FILA

L’ONG Pallapupas va aconseguir aplegar el passat dimecres a la Sala Bikini un número considerable de bandes. Totes elles participaren en un concert que serví d’acte de cloenda del “Músics amb nassos”, projecte del que ja us vam parlar prèviament. D’aquesta manera, doncs, donaren suport a la bonica i importantíssima causa de dur una mica d’alegria i humor als hospitals.

Així doncs aquella nit i obrint foc amb un parell de temes vam poder escoltar els 4t1a (quart primera) que van oferir-nos de manera molt oportuna i encertada el seu ‘Doctor’.

Seguidament aparegueren els Inspira amb un Lanuza refredat que, malgrat patir de la gola, ho donà tot. Amb una mica d’ajut del públic el ‘Foc i brases’ corejat va quedar d’allò més digne.

La part més íntima del concert el posà Zahara. Acompanyada tan sols de la seva guitarra i d’un piano la jaenesa relaxà el ritme omplint la sala amb la seva suau i càlida veu.

El moment groupie adolescent arribà de la mà dels Teràpia de Shock que van fer les delícies de les més jovenetes. Amb el conegut “Sense tu”, tema principal de la sèrie televisiva Pulseres Vermelles, van aconseguir entendrir alguns cors. Cors als que posteriorment van aplicar la seva teràpia (de shock, és clar) amb un potent “20 minuts d’espera”.

The Pinker Tones, següents de la llista, van fer gal·la del seu tarannà internacional interpretant, en un alemany més que correcte, el seu divertit Pink Freud. Mister Furia i en Professor Manso, amb la seva barreja d’estils, van demostrar un cop més el per què són considerats una de les formacions amb més projecció fora les nostres fronteres.

Arribà llavors el torn dels Mendetz que amb “Hap Your Clands” i “Phantotheque”, temes presentació del seu proper àlbum Silly Symphonies, van saber fer ballar els presents a ritme del seu rock elèctric.

Els Delafé i las Flores Azules van tirar de hits i ens van oferir els populars Espiritu Santo i 1984. Amb la seu bon rotllo característic aconseguiren dur el concert a un dels seus moments més àlgids i esperats.

Els Pastora van posar el punt final a la tanda d’actuacions i ho van fer molt ben acompanyats. Dalt l’escenari la pallapupa Oxígena va rebossar simpatia acompanyant Dolo Beltrán i els germans Riba a la veu. Plegats van interpretar “Feel the magic”, senzill del seu darrer treball que bé podria estar dedicat a la màgica tasca desenvolupada per l’organització responsable de l’esdeveniment.

Com a colofó i “enganyats” per l’Angie Rosales, directora de l’ONG, gran part dels músics van tornar a trepitjat la tarima per improvisar a conjunt un darrer tema. S’ha de reconèixer que per a ser fruit del moment aquest podria resultar un correctíssim himne pels Pallapupas.

Aquella nit, artistes i públic units, ens tocàrem (o potser seria millor dir ‘retocàrem’) el nas afegint-li una petita pròtesi vermella amb l’objectiu de recolzar la feina d’aquest meravellós col·lectiu de pallassos.

Text: Alex Reuss

Fotos: Sergi Moro

The Horrors: del garage a la post-modernitat

in A PRIMERA FILA

Quina relació hi ha entre el compositor Richard Wagner i una banda de joves anglesos del segle XXI amb una pinta que oscil·la desordenadament entre gòtica, emo i post-rocker? Doncs que per connectar amb The Horrors el primer que hem de fer és seguir les indicacions que el geni alemany va introduir amb el seu concepte d’ “art total”: abandonar les limitacions dels gèneres, obrir la ment i endinsar-nos de ple en una atmosfera ambigua però meravellosament suggerent.

El que vull dir és que no cal perdre el temps en intentar determinar si el so de The Horrors s’acosta més al new age dels 80 o als foscos Joy Division; si tenen tics post-punk o imiten el rock progressiu dels Mogwai. El què els seus incondicionals ens vam trobar dijous passat a Razz 2 va ser un grup de joves amb aire de torturats per la vida i amb un munt de referències musicals sota el braç, però que en el fons sabien el què volien. I és que els The Horrors tampoc van néixer ahir: un encara molt verd ‘Strange House’ (2007) – garage groller i teen – va deixar pas al que fou un dels millors discos de l’any al Regne Unit, ‘Primary Colours’ (2009), nominat als premis Mercury, un termòmetre imprescindible que mesura la qualitat d’allò que es cou al Regne Unit i a Irlanda. Amb ‘Still Life’ (2011), produït per un monstre com Craig Silvey (Arcade Fire, Portishead, Pearl Jam), sembla que per fi s’han consolidat com un dels grups més sòlids i atractius de l’escena indie britànica del moment.

En el cara a cara de dijous a Barcelona, un començament fred, amb molta pose però poc contingut, ens va fer témer el pitjor: seran els The Horrors un altre d’aquells grups d’àlbums potents però directes descafeïnats? Que els hagi produït el pare de ‘The Suburbs’  (2010) hi tindrà alguna cosa a veure? Però una altra vegada les nostres idees preconcebudes ens van jugar una mala passada. Només va caldre temps i un escalfament general de l’ambient perquè els de Southend donessin tot el que la seva timidesa els va permetre. Ens era igual si el cantant no saltava cap al públic, o si el bateria no trencava les baquetes, o si el guitarra no l’estavellava contra el terra: volíem so, un so total, i el volíem ràpid. Per sort, a partir del hit ‘Can See Through You’, les coses es van començar a posar al seu lloc. La base electrònica – conduïda per un Tom Cowanamb aires de Kraftwerk  va deixar d’anar per lliure i es va integrar finalment, i amb ‘Sea Within a Sea’, perla del ‘Primary Colours’, els shoegazing van deixar de mirar el terra i van ser ells mateixos.

El resultat fou un so cada vegada més ple, amb més matisos, i uns temes d’estructura més difosa, amb fronteres diluïdes entre cançó i cançó. Més improvisació, més espontaneïtat, més sentits i menys cervell: en definitiva, tot el què esperem d’un grup que ja considerat com a post-modern. La final apoteòsica ‘Moving Further Away’ ens va reconciliar del tot amb la banda: el guitarrista, Joshua Hayward, ens va ensenyar maneres poc ortodoxes de tocar la guitarra, i Faris Badwan, l’afectat cantant, va mostrar tot el potencial d’aquella veu greu i apelfada. Un èpic final per un modest principi. Llàstima. Però vam marxar amb la sensació que allò tot just acabava de començar. El The Horrors no són d’aquells grups que, quan troben un estil amb el quales senten còmodes, s’aburgesen el segueixen fins al final; aquests nois continuaran madurant i evolucionant per aquest magma incert anomenatpost-modernitat. I no trigarem en comprovar-ho.

Text: Elisenda Lamana Garcia

Real Estate: lo mejor está por llegar

in A PRIMERA FILA

Con algo de retraso sobre la hora prevista, Real Estate, es decir, Martín Courtney y los suyos salieron a defender su cancionero sobre el escenario de un KGB que presentaba una buena entrada de público. Hay que asumir que es difícil trasladar al directo un disco de producción tan cuidada como ‘Days’ así que, de entrada, se podía contar con que no se vería una mera reproducción del CD con cinco tipos moviéndose -poco- sobre el escenario. Y no lo fue: perdimos los coros y matices pero ganamos en concreción. Martin y Alex se esforzaban en vano, en un combate perdido de antemano contra los problemas de sonido que atenazaron todo el concierto, especialmente en los primeros temas, por transmitir las armonías vocales marca de la casa. Sin embargo, la fuerza del directo dotó de más cuerpo a unas canciones que se sostienen solas, pero que en estudio pecan de una languidez que se disipa en el directo.

¿Y qué ofrecen Real Estate a un público ahíto de decenas de bandas indies que ofrecen un sonido similar? Una impecable ejecución técnica y un puñado de canciones de factura clásica ancladas en el surf rock pero también en el indie-pop de los 80 de formaciones como Felt que situaban a la guitarra como elemento central de su propuesta. Si había alguna duda, el directo la disipó: Matthew Mondanile es capaz de sostener por sí mismo, aferrado a su guitarra, el cuerpo y el alma de todo un grupo. Impresionante el ejercicio de estilo y buen gusto que desgranó desde un segundo plano y siempre al servicio del colectivo, evitando lastrar las canciones o convertir el set en una exhibición vulgar de guitar-heroe. Sin duda, lo mejor de la noche.

El concierto, de una hora y cuarto escasa, fue de menos a más conforme se fueron alargando los desarrollos instrumentales y aclarando el sonido. Y el público se fue calentando con el grupo dejando la sensación en el aire, tras el único bis de la noche, de que se retiraron cuando mejor estaban. Habrá que estar atentos a la confirmación de próximas fechas de conciertos de Real Estate por estas tierras, todavía pueden darnos más de lo que ya nos han dado.

Texto: Iván Serrano

Fotos: Vanessa Mena

Delafé y Las Flores Azules, o lo que es lo mismo, Helena Miquel and Cia

in A PRIMERA FILA

Cuando al que suscribe le mencionan este grupo, al instante le vienen a la mente tres cosas fundamentalmente: primero, las hipnóticas faldas que suele vestir Helena Miquel, segundo, las mañanas de domingo buscando tesoros en el monte, y tercero, el halo de buen rollo generalizado que han inyectado en las venas de todos los que les hemos seguido desde sus comienzos junto a Facto.

Y con esas tres premisas me planté en la Sala Mirror, decorada con la estética Dark Cowboy que le proporcionaba las Jack Daniel’s Sessions y que poco acompañaba a los tres grupos que actuaban esa noche, con el mismo deseo de la mayoría de los que allí coincidimos: bailar al compás de las rimas de Oscar y Helena esperando recordar esa gran premisa de que las pequeñas cosas que nos rodean son las que nos pueden hacer más felices.

Pero antes de la actuación de Delafé y las Flores Azules, hicieron acto de presencia Chinese Christmas Cards, que fueron como esos entrantes tan deliciosos de las cenas de navidad que hacen temblar al plato principal. Mario Gutiérrez y sobre todo un entregado Joan Sala, hicieron que no me diera para pensar en que era obligado tomarme un Gingerale con Jack Daniel’s para arrancar la noche.

Ya copa en mano, y con una velocidad propia de una salida de Formula 1, Helena y Oscar comenzaron a dar las primeras notas de “Rio por no llorar”. Y con esa misma velocidad, los ojos ansiosos del público asistente se centraron en la “falda campana con vuelos” de Helena que tanto ha llevado en este Final de Gira del grupo. El vuelo de la falda se movía con la gracia que nos tiene acostumbrados y con las tablas, no las de la falda, que en estos últimos años le ha dotado la ya no tan tímida Helena. Pero esto no es una crónica de la Valencia Fashion Week.

Y obviado ya por esa falda, recordé esos hongos maravillosos que son las trompetas de la muerte, que tanta profundidad pueden dar a un buen guiso de carne. Pero por más que buscaba en el escenario a esas trompetas (trombón más trompeta, en este caso) que le habían dado ese toque de potencia y alegría al LP, lo único que encontraba era unos champiñones que simplemente daban sabor a la noche. Pero esto no es la crónica de una velada gastronómica.

La actuación era plana, sin más.

Fue ya en la mitad del concierto cuando Delafé y las Flores azules se acordaron de porqué la gente suele ir a sus actuaciones. Sí, el buenrollismo exponencial que esperábamos nos metieran por el cuerpo. Y lo consiguieron con un inesperado “Éramos”. Y la gente les devolvió el detalle. Además ahí alguien encontró las trompetas de la muerte, las subieron el volumen y el ambiente cambió para bien.

A partir de ese momento, el bueno de Oscar, que ya se lo sabe (por eso estamos en el final de gira), le dio todo el protagonismo a Helena. Protagonismo que ya había cogido desde el momento en que sabíamos al Atlético goleado por el Madrid; comienzo del show. Y es que ese es un poco el sino de Delafé y las Flores Azules, un Oscar venido a menos y con pocas ganas de bailar y una Helena que alarga al máximo su eterna sonrisa y apoya su mano sobre la cadera cual cortesana en la casa del Rey esperando ser cortejada.

Y así es como Helena Miquel y Cia fueron ganándose al público, fueron recordando los temas del trío que más nos han llegado, fueron llenando a la gente de electricidad.

Entonces vi bailar a algunos, vi cantar a la Estrella Renata e incluso llegué a creérmelos un poquito.

Por lo demás, a Dj Niño apenas lo pude atender, ya que intuía que mi niño dj, al que había dejado a cargo de su abuela para poderme escapar esa noche, estuviese pinchando a esas horas en el Primavera Club.

Texto: Pedro Blázquez

Fotos: Delia Álvarez

Opeth: La herencia puesta en escena

in A PRIMERA FILA

Otra vez se abren las salas del Apolo de Barcelona, para recibir a uno de los grandes dentro del género progresivo. Sería difícil encasillar ahora a Opeth y más con la nueva dirección que la banda sueca acaba de tomar y que la pone de manifiesto en su nuevo ‘Heritage’.

Teniendo en cuenta que Opeth es un grupo que nace de la escena del progressive Death-metal a muchos les habrá impactado (para bien o para mal) el nuevo cambio en su estilo. Si es que al igual que su “perla acústica” Damnation,  Opeth ha querido seguir por ese camino cn ‘Heritage’ y impregnar en su disco las diferentes influencias del progressive rock de los 70 y el Jazz. Todo eso con ausencia de guturales en el disco y tampoco en los escenarios, pero eso sí, preservando su estilo tan único, atmosférico, lleno de harmonías complejas y cambios de ritmo con la adaptación de estilos influenciados por: COMUS, Jan Johansson, Kim Crimson etc…

El Apolo estaba totalmente abarrotado de gente y sinceramente estar a quinta o cuarta fila era un privilegio sin igual. Había un público de lo más variopinto , puesto que este grupo es tan amplio en influencias musicales  que esa es la consecuencia de tan variada mezcla.

El concierto comenzó, como es habitual con el ‘Through Pains to Heaven’ de Popol Vuh, con su imnótica ambientación con los focos trazando entre la niebla artificial la sala.

Cabe destacar que en todo el concierto, el principal compositor/vocalista/guitarra  Mikael Akerfeldt  mantuvo unas voces perfectas en su interpretación , una impecable ejecución de fraseados en la guitarra y como siempre, muy bromista tal y como estamos acostumbrados y creando buen ambiente entre canción y canción.

El sonido era muy bueno, a excepciones puntuales de una mala ecualización de la guitarra acústica de Fredrik Akesson en algún que otro tema acústico como ‘I feel the dark’ que hacía perder un poco de brillo en las notas , pero el concierto estuvo a la altura de los más quisquillosos.

Tocaron un total de 12 temas,  incluyendo temas de discos antiguos como: ‘Creedence’ (‘My arms your hearse’) , ‘A fair judgement’ (‘Deliverance’), Closure (‘Damnation’), ”Hex Omega (‘Watershed’) y ‘Face of Melinda’ (‘Still life’) más las que nos propusieron de Heritage.
Pese que no hubieran guturales escogieron un setlist variado, con canciones muy metal para que hubiera un cierto equilibrio de estilos.

Aquí podéis ver y oír el setlist: http://www.setlist.fm/setlist/opeth/2011/sala-apolo-barcelona-spain-2bd1dc26.html

Agradecimos mucho el hecho de que tocaran ‘The Throat of Winter’  ya que es poco conocida  y está  cargada de atmósfera  y fuerza en su esencia acústica.

En definitiva  muy buen concierto , con mucha calidad y pese a los que se decepcionaron por no oír voces guturales. Desde  l’ ampli  sector “metal” , tenemos que decir que nos gustó mucho el concierto y que no nos esperábamos notar tan poco esa ausencia de gritos.

De los teloneros seremos breves. Pero quizás merezcan en otra ocasión un análisis a fondo de su música, porque si algo es cierto , es que no nos dejaron indiferentes con esa variación de Stoner metal, Folk, y un sinfín de registros vocales importantes de la mano de Daniel Gildenlöw  y Johan Hallgren, no obviando , claro está, al buen talento del resto de los músicos.

Texto: Eduard Moret

Fotos: Tatiana Moret

Pink Tones. The Spanish Pink Floyd Show

in A PRIMERA FILA

¡Qúe grandes los grupos tributo! Aunque a veces menospreciados, cumplen una gran labor. Sobre todo para los más fans de la música, que no de un ídolo. Se puede disfrutar como un enano presenciando a unos falsos Kiss, Judas, Ozzy… que para el que los ve se convierten en los reales, vibrando a tope con los temas originales tocados en directo. Tienen muchas ventajas. Los puedes ver habitualmente en locales pequeños de tu ciudad, de cerca y sin grandes aglomeraciones. Recuperan temas que la banda original ya no toca, o quizás la banda ya no exista, o ya prácticamente no gire. En este caso el grupo es Pink Tones tributando a Pink Floyd.

Comenzaron puntuales en un Apolo bastante lleno pero sin estar estrujado, y por el que te podías mover más o menos cómodamente. Si no lo vendieron todo andarían cerca. Un público de todas las edades, grandes y pequeños en comunión, hacía que no me sintiera tan mayor como me pasa en otras ocasiones y pude comprobar que hay música que no caduca.

Me sorprendió gratamente el sonido al empezar, cuando arrancaron enérgicos bombo y bajo, bien de volumen, y además muy buen sonido, nítido, claro y en el cual todos los elementos se identificaban perfectamente. Muy cuidado. A parte, tgributar a Pink Floyd tiene complicación extra, por su gran colección de sonoridades y efectos a reproducir, y hay que decir que este grupo lo clava. Esos teclados con el sonido justo para cada tema, las guitarras con sus efectos, incluso la batería con los ‘toms’ para ‘Time’y unas coristas con buena voz. Se nota el curro que hay detrás para conseguir esos sonidos. Incluso las voces se parecen bastante. Puede que no tengan presupuesto para cantidad de parafernalia de luces y muñecotes (que también tienen) pero si que invierten en lo importante: los diferentes sintes, efectos y demás.

En cuanto a los temas, tocaron los grandes clásicos que aparecen en cualquier recopilatorio, pero también grandes temas no tan famosos y más complicados de escuchar. Temas épicos como ‘Echoes’ (con su larga duración) no quedó fuera, con ese resurgir en la última parte después de los “ruidicos de ballena” con esos platos sonando y esa guitarra repiqueteando y subiendo de intensidad. Para mí uno de los momentos subidón. Otro tema con mucho sonido estilo Pompeii, ‘Saucerful Of Secrets’, eso sí, recortando un poco de la psicodelia inicial. Y es que, pese a la duración del concierto de unas dos horas y media largas, que se hicieron cortas, muchos temas quedaron en el tintero para los más seguidores. Pero es que resulta imposible tocarlo todo al gusto de todos con tanto repertorio. Bueno, personalmente si hubieran incluido ‘One of These Days’ ya se me habría hcho muy completico el repertorio.

Los músicos sonaron muy bien, les gusta lo que hacen y se nota. No sé si me lo imagino, pero me pareció ver algunos momentos con alguna parte extra en algún tema que no recordaba del original, como si añadieran algo de su parte pero que quedaba como si lo hubieran añadido los Pink Floyd originales.

Hacia el final del concierto parece que cascó algo de la mesa, desajustando los volúmenes y anulando voces y alguna cosa más.  No sé si hicieron eso de apagar y volver a encender para arreglarlo o qué, pero seguro que algun técnico sudó la gota gorda. Después de unos breves minutos se disculparon por ese “corte de rollo” y volvieron a tope para acabar y volver a calentar el ambiente con el clásico final de ‘Run Like Hell’ y ‘Comfortably Numb’ con el famoso solo.

En definitiva, un imprescindible regalote para los fans. Por su parte, los no conocedores pueden hacer un gran descubrimiento o rallarse un poco porque en ocasiones este tipo de música no entra a la primera escucha.

Texto: Frosko

Fotos: Tatiana Moret

Ves cap amunt